Barómetro de QIMA 2020 Q1

Síguenos
Compartir:  

Resumen del año 2019 – Los volúmenes de abastecimiento de China caen por primera vez, en tanto que la calidad y la ética en el abastecimiento sufren en regiones emergentes

Si bien la promesa de un tratado comercial entre EE.UU. y China ha podido traer un cierto optimismo estas festividades, los cambios acaecidos en el comercio internacional por las guerras comerciales del 2019 aún persisten. La diversificación geográfica del abastecimiento –ya una realidad antes del enfrentamiento comercial – ha alcanzado nuevas cotas debido a la disputa comercial. En 2020, las cadenas de suministro globales continuarán moviéndose hacia un paradigma más regionalizado, con focos de producción determinados por intereses nacionales y políticos.

Mientras que los negocios intentan navegar este panorama incierto, nuevas regiones manufactureras han intensificado sus esfuerzos para aprovechar las oportunidades que se presentan. Sin embargo, un examen de los datos de QIMA para el 2019 muestra que las marcas continúan adelante hacia nuevas fronteras de abastecimiento que a menudo se alcanzan en menoscabo de la seguridad del consumidor y la ética en la cadena de suministros.

¿Quién está ganando en la guerra comercial entre EE.UU. y China? Ni EE.UU., ni China

Los datos de QIMA sobre la demanda de auditorías a proveedores e inspecciones de la producción en 2019 confirma la popular conclusión de que ni los Estados Unidos ni China están entre los ganadores de la guerra comercial entre ambos. Aunque muchos compradores estadounidenses han trasladado sus fuentes de abastecimiento fuera de China (demanda de inspección -14% interanual en 2019 frente al 2018), no tienen prisas por traer su producción de vuelta, prefiriendo dividir el negocio entre regiones nearshore y países vecinos de China en Asia. En el 2019, la demanda de inspecciones y auditorías de las marcas estadounidenses se expandió un +9,7% interanual en el Sudeste Asiático (con Vietnam, Taiwán y Myanmar entre los destinos preferidos) y un +37% interanual en el Sur de Asia, con Bangladés disfrutando de una renovada popularidad.

En tanto, China, como centro manufacturero, sufrió un descenso generalizado en inspecciones y auditorías (-3,4% interanual), sin que una creciente demanda en otras regiones emergentes compensara del todo la huida de clientes de Norteamérica, Australia y, en menor medida, Europa.

2019: El año del nearshore

Si bien una relocalización masiva de la producción sigue siendo poco probable, los factores tanto arancelarios como no arancelarios (aumento de los costes de producción, la búsqueda de capacidades de fabricación, y la siempre creciente necesidad de una mayor flexibilidad en la cadena de suministros, por nombras unos pocos) han conducido a los compradores en los EE.UU. y la UE a acercar una porción significativa de su abastecimiento durante el 2019. Para las empresas americanas, la tendencia del nearshore se ha traducido en una rápida expansión en Sudamérica y Latinoamérica: la demanda de inspecciones y auditorías de los compradores estadounidenses en la región se ha más que doblegado en el 2019 respecto al 2018, siendo México, Perú, Guatemala y Haití los destinos más populares para el abastecimiento. Por otra parte, las marcas de la UE se han decantado por el Norte de África y Oriente Medio, con volúmenes de inspecciones y auditorías que se han triplicado en 2019 respecto al 2018 (interanual). Además de fuentes de abastecimiento conocidas como Turquía, Marruecos o Túnez, Egipto también ha visto un crecimiento de dos dígitos en demanda de inspecciones.

El progreso en la sostenibilidad se estanca en las cadenas de suministro internacionales

Las auditorías in situ de QIMA muestran que durante todo el 2019, el progreso ético y medioambiental en la cadena de suministro se ha estancado debido a que las empresas han priorizado sistemáticamente los asuntos de carácter operativo sobre la sostenibilidad. Se han encontrado violaciones éticas críticas en más del 18% de fábricas auditadas en el 2019, de las cuales casi el 40% estaban relacionadas con el incumplimiento de los salarios y las horas trabajadas. En un 3% de las fábricas se registraron violaciones relacionadas con el trabajo infantil, una leve mejora respecto a los datos del 2018.

Por otra parte, la porción de fábricas clasificadas en «Ámbar» o «en necesidad de mejora» creció a un nuevo récord en 2019 (44,5% frente al 37% en el 2018). Esto ha coincidido con una caída en el porcentaje de fábricas cumplidoras «Verdes» (4 puntos inferior), indicando que los compradores han tendido a optar por un desempeño ético «suficiente», en lugar de procurar una mejora continua de sus cadenas de suministros y garantizar su progreso mediante un seguimiento periódico.

En regiones emergentes, el crecimiento es indisociable con una ética de abastecimiento mediocre

El desempeño ético de determinadas regiones en el 2019 refleja los cambios geográficos en el abastecimiento: el desempeño social ha tendido a sufrir más en regiones que han experimentado un influjo de compradores. Por ejemplo, en el Sudeste Asiático, donde países como Malasia, Myanmar o Filipinas han registrado un crecimiento de dos dígitos de compradores occidentales en el 2019, el promedio de puntuación ética ha caído un -4,6% comparado con el año anterior. En el Sur de Asia, se puede decir lo mismo para Bangladés: un caída considerable (-7,1% interanual) en puntuaciones éticas durante un año de aumento de la demanda.

Mientras tanto, el desempeño ético en las fábricas chinas mejoró en el 2019, con unas puntuaciones registradas por los auditores de QIMA que son un +5% más elevadas que los promedios del 2018. El traslado a otros países del abastecimiento sensible a los precios puede ser un factor en todo esto: los datos históricos de QIMA muestran que los sectores de bajo coste y mano de obra intensiva como Textiles y Confección son mucho más propensos a violaciones éticas, comparado con industrias con costes de producción más elevados, mejor formación y mayor automatización.

La madurez de la región abastecedora sigue siendo un predictor de la calidad

Los datos de QIMA sobre la calidad del producto recogidos durante las inspecciones en fábrica muestran que el 2019 ha sido un año dispar, con mercados maduros mostrando sistemáticamente una mayor capacidad de entregas según las especificaciones que regiones abastecedoras emergentes.

Por ejemplo, China continuó su tendencia a largo plazo en la mejora gradual de la calidad de producción: un 24% de los productos inspeccionados se encontraron fuera de las especificaciones en el 2019, comparado con un 27% en el 2018. Los fabricantes del Sur de Asia, a pesar de su reputación por ser un foco conflictivo en cuanto a la calidad, también consiguieron mantener el porcentaje de productos defectuosos por debajo del 25% (comparado con un 27% en el 2018).

Otras regiones tuvieron dificultades para mantener la consistencia en la calidad a niveles más elevados de producción. Entre los países vecinos de China, la tasa de productos defectuosos creció un +13% interanual en Indonesia y +48% interanual en Tailandia. Asimismo, los proveedores en América del Norte y Oriente Medio tuvieron dificultades haciendo frente a un aumento en los volúmenes de abastecimiento, dado que el porcentaje de productos fuera de los límites aceptables de calidad creció un +21% interanual entre el 2019 frente al 2018 (+31% para Textiles y Confección).

Con un inicio del 2020 que depara una suerte de riesgos geopolíticos (las tensiones con Irán, la acechante guerra comercial con la UE, el prolongado proceso del Brexit) parece improbable que la incertidumbre sobre el comercio internacional en el 2019 amaine en un futuro cercano. En estas condiciones volátiles, disponer de los programas y herramientas adecuadas para incrementar la flexibilidad, reactividad y colaboración en la propia cadena de suministro se convierte en una ventaja competitiva de una importancia estratégica aún mayor.


KPIs clave del Barómetro de QIMA




Contacto de prensa
Courtney Terrey
Tel: (+852) 3543 1684
Email: press@qima.com