Barómetro de QIMA 2020 Q2

Síguenos
Compartir:  

Impacto de COVID-19: Después de un breve rebote posterior al cierre, el abastecimiento de China cae en picada un 19% a finales de marzo

El primer trimestre de 2020 ha sido, con mucho, el más turbulento desde que QIMA comenzó a analizar las tendencias en el abastecimiento global, la calidad y el cumplimiento en 2012. Basándose en los datos recogidos de decenas de miles de inspecciones y auditorías de la cadena de suministro realizadas a nivel mundial para marcas de bienes de consumo y minoristas, el último barómetro trimestral de QIMA ofrece una oportunidad única para presenciar el desarrollo del impacto de la pandemia COVID-19 en el abastecimiento global.


La manufactura de China pasa del bloqueo por el Coronavirus al shock de la demanda

En los dos primeros meses de 2020, el cierre de China debido al brote de COVID-19 en la provincia de Hubei había exacerbado la tradicional desaceleración del primer trimestre de la fabricación china. Mientras tanto, los datos de QIMA mostraron que la demanda de inspecciones y auditorías en las tres semanas de febrero después de las celebraciones del Año Nuevo Lunar se desplomó en un -75% interanual.

En marzo, cuando los cierres empezaron a retirarse en China, la fabricación local se recuperó, y para la semana del 16 de marzo, los volúmenes de inspecciones y auditorías estaban preparados para alcanzar los niveles de 2019. Sin embargo, este rebote se interrumpió cuando los países compradores de Occidente, a su vez, comenzaron a imponer medidas de cuarentena, y la semana del 23 de marzo vio los volúmenes de inspecciones y auditorías en China colapsar de nuevo, bajando -19% comparando con 2019.


En un avance de los patrones de compra post-COVID, las marcas habían comenzado a trasladar su abastecimiento a regiones aún abiertas

En una encuesta realizada por QIMA a finales de febrero entre más de 200 empresas con cadenas de suministro globales, el 87% de los encuestados señaló que la pandemia de coronavirus desencadenará cambios significativos en la forma en que gestionan su cadena de suministro en el futuro. Para mitigar los cierres de fábricas, más de la mitad de los encuestados afectados por la pandemia señalaron que habían empezado a cambiar a proveedores de regiones no afectadas.

Por ejemplo, en enero-febrero de 2020, la demanda de inspecciones y auditorías de los compradores de América del Norte aumentó en un 45% interanual en el sudeste asiático (con Vietnam, Myanmar y Filipinas a la cabeza), y en un 52% en el sur de Asia, donde Bangladesh siguió siendo el destino de las marcas de textiles y ropa (un aumento interanual del 48% en la demanda global de inspecciones de textiles y ropa en los dos primeros meses del 2020).

Sin embargo, a medida que empezaron a entrar en vigor más cierres en marzo, tanto en Occidente como en los centros de fabricación, la demanda empezó a caer en picada en general. Sólo en la última semana de marzo, la demanda de inspecciones de marcas y minoristas norteamericanos y europeos cayó un -26% y -16%, ambos interanual, respectivamente, lo que da una idea del impacto que vendrá cuando las marcas globales cierren tiendas en todo el mundo y toda la cadena de suministro de bienes de consumo se prepare para una larga agitación.

Esto es particularmente obvio en los países y regiones que inicialmente se beneficiaron de los cierres en China: en Vietnam, la demanda de inspecciones y auditorías, después de aumentar un 61% interanual en los dos primeros meses de 2020, se desplomó un -12% interanual durante la última semana de marzo.

Bangladesh, donde las fábricas de ropa habían permanecido abiertas a pesar de la cuarentena, era una excepción temporal a esta regla, con un aumento en la demanda de inspecciones del 76% interanual en marzo – pero con la noticia de un cierre total el 6 de abril, ahora todo indica que el país probablemente verá una disminución de la demanda.


Disrupciones relacionadas: ¿Es COVID-19 un golpe ‘uno-dos’ para la sostenibilidad de la cadena de suministro?

Como efecto secundario de COVID-19, es probable que 2020 sea un año especialmente difícil para la sostenibilidad de las cadenas de suministro, ya que el flujo y reflujo de los cierres a nivel mundial exacerba los riesgos éticos inherentes a las regiones emergentes de abastecimiento.

Con los cierres y las cuarentenas en todas las regiones de compra y fabricación por igual, la mayoría de las fábricas están pasando a un "modo de supervivencia", en el que las preocupaciones sobre la ética y la sostenibilidad caen hasta el fondo de su agenda. La seguridad de los trabajadores en particular es un punto doloroso: durante las auditorías de las fábricas aún abiertas durante el primer trimestre, los auditores de QIMA encontraron la salud y la seguridad entre los temas más urgentes, con violaciones críticas de salud y seguridad registradas en el 5.5% de las fábricas. Además, casi la mitad de las fábricas encuestadas por los auditores estructurales e ingenieros civiles de QIMA se encontraron con la necesidad de mejorar la seguridad contra incendios, incluyendo el 4.5% que tenía violaciones críticas.


A medida que los bienes de consumo no esenciales se detienen, las cadenas de suministro giran para acomodar la creciente demanda de PPE

Mientras tanto, a medida que aumenta el número de infecciones, también lo hace la escasez mundial de equipos de protección personal (EPP), y el desplazamiento de las cadenas de suministro globales desde los bienes no esenciales hacia los EPP está creando nuevos retos para el control de calidad.

Para ayudar a abordar la escasez de EPP y aportar a las comunidades globales a las que sirven, marcas como Zara, Gap, Hanes y LMVH han pivoteado su fabricación a los equipos de protección personal, y las órdenes de compra enviadas a los fabricantes chinos han estado en auge para satisfacer la demanda global. Sin embargo, manejar tal aumento en la fabricación está resultando un desafío tanto para los compradores como para los fabricantes, ya que la velocidad de entrega no puede ir a expensas de la calidad y la conformidad de un equipo tan vital: algo que ha sido recientemente enfatizado por el reciente anuncio del gobierno de China de controles más estrictos sobre las fábricas de PPE.

En consecuencia, QIMA ha visto aumentar la demanda de servicios de control de calidad de los EPP en un 80% entre enero y marzo, con alcances de inspecciones que abarcan desde la calidad de la mano de obra hasta la garantía de que las fábricas tienen los certificados y licencias de exportación necesarios.


¿Cuál será la nueva normalidad del abastecimiento global?

Los niveles sin precedentes de perturbación e incertidumbre del comercio global desencadenados por COVID-19 hacen que sea casi imposible hacer previsiones fiables. No obstante, las observaciones y tendencias registradas por QIMA apuntan a varios resultados probables de esta crisis mundial que aún se está desarrollando.

Dado que la crisis actual destaca aún más el riesgo de las cadenas de suministro manteniendo todos los huevos en una sola canasta, la diversificación geográfica de las fuentes de abastecimiento se disparará a nuevas alturas cuando se reanude el comercio mundial. En particular, cabe esperar que continúe y se acelere la tendencia de ‘near-shoring’ de 2019; mientras que el futuro de las regiones manufactureras asiáticas fuera de China dependerá de su supervivencia en la era del COVID-19.

Es probable que las marcas y los minoristas que sobrevivan la tormenta terminen con carteras de proveedores revisadas, formadas por fábricas que logren sobrevivir los cierres. Durante ese tiempo, las auditorías de los proveedores serán fundamentales para garantizar la calidad y el cumplimiento: como tales, los fabricantes se verán tentados a operar en el modo que les permitió sobrevivir. Además, la pandemia de 2020 probablemente empujará a las marcas y fabricantes a revisar los marcos de las auditorías de los proveedores existentes y a poner los controles sanitarios e higiénicos en la parte superior de las listas de control.

Por último, la recesión que se aproxima probablemente actuará como catalizador para que las marcas transformen su cadena de suministro a operaciones más eficientes y ágiles. Para mantener sus operaciones de abastecimiento a la par, las marcas necesitarán acelerar la digitalización de la gestión de su cadena de suministro e invertir en soluciones que ayuden a lograr la visibilidad de la cadena de suministro, a mapear los riesgos e identificar los problemas de calidad y cumplimiento en tiempo real.


KPIs clave del Barómetro de QIMA



Contacto de prensa
Courtney Terrey
Tel: (+852) 3543 1684
Email: press@qima.com